Del campo al Tattersall de Palermo

Loading video
Hernando de Génova recuerda sus comienzos como herrero. Le compró las herramientas al hijo de su primer patrón y se lanzó al ruedo. Hernando trabajó en el selecto Hipódromo de Palermo, en la estancia El Indio Muerto y en la provincia de La Pampa.
vistos 2646

COMENTARIOS

0 agregados