Todos los planes que habíamos creados eran para la refinería

Loading video
El Sr. Félix J. Serrallés recuerda que para el 1971, Don Luis A. Ferré, gobernador de Puerto Rico durante el cuatrienio de 1969 a 1973, alquiló la industria azucarera. Para 1974, se terminaba el alquiler acordado por un periodo de tres años, desde esa fecha se comenzó a arrendar anualmente. Debido a esta situación se le planteó al gobierno que debían alquilar a largo plazo, comprar o la entidad tenía que definir su situación futura. Se dieron a la tarea de restructurar la refinería en un ente aparte buscando unos socios americanos para que vendieran la azúcar en Estados Unidos y Serrallés en Puerto Rico, estos operarían la central en conjunto. Luego, se estableció un proyecto privado en Venezuela, país que siempre había sido agrícola, el cual se dedicaba a la exportación de azúcar y se convirtió posteriormente en importador de azúcar, Lo que ocasiono que comenzaran a desarrollarse proyectos gubernamentales. La central azucarera Merceditas estableció el primer proyecto privado en combinación con un venezolano, el 75% de las ganancias era para ellos mientras que el 25 % le pertenecía a la Central. A punto de consolidar un compromiso legal con las partes, el gobierno de Hernández Colón no permitió el traslado de la central hacia Venezuela. Dispusieron a negociar con el gobierno, éste decidió no cumplir con el contrato de la administración anterior por lo que se llevó el caso a la corte. En corte superior ganaron, apelaron al supremo y ganaron. En 1976 se estableció un acuerdo con Hernández Colón. Sin embargo, no fue hasta 1984 que les pagaron el dinero adeudado. Posteriormente el gobierno llegó a la conclusión de que no podían operar la refinería y decidieron cerrarla. Félix Juan Serrallés no estuvo de acuerdo con esta decisión, debido a que como parte del proyecto para la refinería, si no había azúcar de Puerto Rico, la traerían por barcaza desde Santo Domingo y la refinarían aquí.
vistos 3770

COMENTARIOS

0 agregados